Saltear al contenido principal
Menú

«VACACIONES ENCANTADAS» | Una familia alquila un apartamento muy económico para sus vacaciones y rápidamente descubren el motivo… «estaba encantado»

«VACACIONES ENCANTADAS» | Una Familia Alquila Un Apartamento Muy Económico Para Sus Vacaciones Y Rápidamente Descubren El Motivo… «estaba Encantado»

La familia sólo quería disfrutar tranquilamente de la playa y sin saberlo pasarían unas vacaciones «de muerte»

Y es que cuando llegan las vacaciones, son muchas las familias que deciden buscar zonas de costa para disfrutar de sus merecidas vacaciones. Ya sea en Hoteles, pisos o apartamentos, cualquier sitio es bueno para descansar y disfrutar del entorno.

Precisamente eso es lo que pensó una familia española que decidió buscar un piso económico por la zona de Matalascañas, en Huelva (España). Después de mirar varios alojamientos, finalmente lograron encontrar un apartamente de unos 50 m² frente a la costa. El apartamento, aún siendo pequeño para toda la familia, tenía un precio muy interesante por lo económico que era, siendo una de las mejores zonas de la costa, su precio estaba en torno al 50% más barato de lo habitual… Sin pensarlo y para no dejar escapar esta «oportunidad» decidieron cerrar el acuerdo con el propietario y esa misma semana se trasladaron hasta allí para comenzar sus vacaciones.

Viaje en coche – Imagen via shutterstock

Nada más llegar todo era perfecto, a todos los miembros de la familia les gustaba el apartamento (aun siendo un tanto pequeño…) aunque había una pequeña excepción, el perro que tenían en la familia no parecía estar muy cómodo en aquel lugar y se comportaba de forma extraña y poco habitual en él: se negaba a acceder a una de las habitaciones de la casa y, gruñía y ladraba a la nada como si algo estuviera molestándolo, siendo reprendido por la familia en varias ocasiones.

Pasaron su primera noche en la casa y nada parecía entorpecer sus magníficas vacaciones hasta que al caer la segunda noche, las luces del apartamento comenzaron a encenderse y apagarse por si solas. Al principio la familia creyó que se trataba de alguna anomalía eléctrica y no le dieron mayor importancia hasta que, un olor nauseabundo y putrefacto se percibía por toda la casa. Rápidamente los comentarios no se hicieron esperar: “Ya decía yo que esto era muy barato, aquí no se puede estar 15 días”, decía el padre,  “si esto se repite, iré a ver a los propietarios para que me devuelvan mi dinero” apuntaba.

Pasillo oscuro – Imagen vía pikist

Al día siguiente todo transcurrió con normalidad, posiblemente porque pasaban más tiempo en la playa que en la casa, pero al llegar al domicilio notaban que algo extraño estaba pasando, había cosas que no estaban en su sitio: el ventilador aparecía en otra zona de la casa, enseres de cocina caídos en el suelo… aunque no quisieron darle mayor importancia dado que tan sólo serían unos pocos días los que tendrían que estar allí.

A la cuarta noche, un miembro de la familia llamada Sonia, comenzó a soñar con una señora mayor que le decía (en sueños) que ella había muerto en esa casa, y la pesadilla se repetía de forma insistente hasta el punto de, que la joven empezó a entrar en pánico y no quería quedarse dormida. El padre de familia, totalmente desbordado por la situación, decidió visitar los comercios más cercanos y preguntar sobre aquella casa a todo aquel que puediera darle explicación a lo que estaba sucediendo… la respuesta por parte uno de los comerciantes de la zona no se hizo esperar y le confirmó que: «en el apartamento había fallecido una señora mayor de manera repentina, fue una parada cardiorrespiratoria y la señora murió completamente sola».

La anciana – Hazel Hill

La familia sorprendida por todo aquello y viendo que sólo llevaban unos días allí, decidieron regresar a su casa y abandonar aquella casa que lejos de ser idílica, estaba arruinando sus ansiadas vacaciones… pero al llegar a su cuidad, uno de los hijos de la familia llamado Joaquín, optó por contarle a sus amigos lo que allí había sucedido y les hizo un ofrecimiento: “mis padres tienen todavía las llaves del piso de Matalascañas y creemos que es un piso encantado, ¿nos vamos allí a investigarlo?”. Al principio los amigos no le creían, pero viendo cómo Joaquín insistía, decidieron acompañarlo en aquella atrevida aventura.

Montaron rápidamente en el coche y fueron hasta allí, al llegar al apartamento, una extraña sensación de angustia recorrió el cuerpo de todos sus amigos y comenzaron a hablar de lo que sucedía en ese lugar… fue entonces cuando uno de ellos, propuso hacer una ouija improvisada con trozos de papel y un vaso. Comenzaron la sesión de espiritismo y al inicio no sucedía nada hasta que, sin previo aviso, una entidad empezó a manifestarse en aquella tabla improvisada y se identificó como una mujer de avanzada edad que decía haber muerto en ese lugar y quería comunicarse con su hijo (actual dueño de la casa).

Espíritu en la Casa – Imagen Adobe Stock

Estuvieron realizado más preguntas para saber más sobre lo sucedido pero parece que aquella entidad que había contactado con ellos, ya se había marchado… A la mañana siguiente, Joaquín contactó con el propietario de la casa y contó todo lo sucedido. El propietario no daba crédito a lo que estaba esuchando y totalmente sorprendido, decidió acompañarles aquella misma noche y participar en la sesión de Ouija.

No se haría mucho esperar y al momento se manifestó aquella entidad en la Ouija, no sólo el vaso comenzó a moverse sólo sino que, tras ello se sintió una clara parafonía (sonido inexplicable en el ambiente) que decía: “gracias, gracias” y al momento, un gran escalofrío recorrió el cuerpo de todos los allí presentes… Al ser preguntado el dueño por los amigos de Joaquín, él sin ninguna duda, identificó la voz como la de su difunta madre, en ese momento, una mecedora que tenían en el salón comenzó a moverse sola como si de otra señal se tratara, curiosamente, era el lugar donde habitualmente descansaba la señora.

La Mecedora – Imagen de La Martina

Al parecer, desde ese momento los fenómenos cesaron como si de algún modo, la señora sólo hubiera querido comunicarse con su hijo y quién sabe si, una vez logrado su objetivo, finalmente la señora pudo descarsar en paz… y es que aveces algo tan inocente como alquilar una casa, puede convertirse en una experiencia inolvidable y no precisamente por haber disfrutado de la estancia, pero… ¿acaso no buscamos tener experiencias inolvidables? seguro que esta familia siempre recordará sus “inolvidables” vacaciones en Matalascañas.

¿Tú qué harías si te vieras en una situación igual?

¡Déjanos tus comentarios!

*Vídeo Recomendado:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba
×Close search
Buscar