Saltear al contenido principal
EL BAÚL DEL MONJE | Una Tienda De Antigüedades En Madrid Conocida Por Ser Foco De Diversos “Fenómenos Paranormales”.

EL BAÚL DEL MONJE | Una tienda de antigüedades en Madrid conocida por ser foco de diversos “Fenómenos Paranormales”.

SHEIN Many GEO's

El Baúl del Monje fue una tienda de antigüedades ubicaba en la Calle Marqués del Monasterio número 10, en Madrid (España). Conocido por ser foco de diversos “Fenómenos paranormales de gran intensidad durante la década de los 90”

 

FENÓMENOS PARANORMALES

Los fenómenos registrados en este lugar eran descritos como agresivos, de gran intensidad y muy frecuentes. En el inmueble localizado en la calle Marqués de Monasterio número 10, se producían fenómenos de todo tipo que iban desde; materializaciones, apariciones, ruidos inexplicables, movimiento de objetos inanimados…  Esto sucedía todos los días y algunos de los fenómenos fueron presenciados por clientes de la tienda…

 

El conocido grupo de investigadores españoles “Hepta” comenzó a realizar una serie de investigaciones las cuales arrojaron unos resultados bastante similares a los narrados por los propietarios.

LA EXPERIENCIA

Las lámparas comenzaron a moverse por si solas, por ejemplo, los adornos cristalinos que cuelgan de ellas, aparecían en otras habitaciones, saltaban delante de tus ojos o directamente se rompían sin ninguna razón. Se abrían solos los grifos, a veces, parecía como si se cayera una vajilla contra el suelo. En otras ocasiones, surgía repentinamente un olor a podrido que al poco tiempo se transformaba en aroma a rosas increíblemente fuerte. Los olores surgían por la mayoría de las habitaciones e impregnaba algunos muebles. En una de las ocasiones, olía a pelo quemado dentro de uno de los armarios.

SHEIN Many GEO's

En un armario de tres cuerpos, podían distinguirse misteriosos golpes y se producían extrañas sacudidas. La cabeza de un carnero tallada en terracota, se “paseaba” con toda tranquilidad por el local, cambiando de ubicación de forma totalmente antinatural e inexplicable. Los dueños hartos de estos fenómenos y ya también con una importante carga de miedo encima, tiraron a la basura en la calle dicha escultura pero a la mañana siguiente, la cabeza apareció en mitad del pasillo del local. Cabe destacar también los hechos relacionados con las piezas de un ajedrez de jade que se colocaban solas en casillas imposibles indicando que no “sabían” las reglas del juego. Otras veces salían “volando” por las habitaciones asustando al personal. También las bombillas de ciertos apliques se desenroscaban solas y seguían los movimientos de los presentes.

Uno de los fenómenos registrados en el Baúl del Monje en 1999. (Fuente: Wikipedia)

Había días que cerrábamos la tienda y veníamos a ver qué pasaba. Siempre a la misma hora se desencadenaban los acontecimientos. Estando con unos amigos en la sala principal, comenzaron a caernos unos trocitos de madera como carcomida y húmeda.

El lugar pareció cobrar vida propia y el famoso Grupo Hepta, capitaneado por el jesuita José María Pilón, fue testigo directo de los extraños y espectaculares sucesos. Los investigadores mientras realizaban una ouija, fueron testigos de cómo se materializó un hierro dorado y retorcido bajo sus dedos, surgiendo de repente y que parecía que rayaría la madera del tablero. Un reloj sin cuerda, ni llave para dársela, empezó a girar sus manecillas recorriendo las 24 horas en un par de minutos.

En una ocasión, las luces del local se encendieron repentinamente cuando el dueño entró en el comercio, por lo que descartando la casualidad, parecía estar relacionado de alguna forma con los hechos misteriosos que ocurrían en su negocio. Los investigadores sin embargo no pudieron realizar un mayor seguimiento del “sospechoso” de provocar estos episodios paranormales por lo que el dueño parece que se llevó con él al otro lado el verdadero misterio de este famoso caso.

El Baúl del Monje desapareció finalmente tiempo después y ya no se encuentra en su antigua y céntrica ubicación de la Calle Marqués de Monasterio de Madrid.

Si conoces alguna otra historia sobre este tipo de sucesos ¡ponte en contacto con nosotros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba