Saltear al contenido principal
Menú

“EL DIABLO ME OBLIGÓ A HACERLO” | El Caso Real de los Warren en el que se basaron para hacer la película ‘El Conjuro 3’

“EL DIABLO ME OBLIGÓ A HACERLO” | El Caso Real De Los Warren En El Que Se Basaron Para Hacer La Película ‘El Conjuro 3’

La historia real de Arne Cheyenne Johnson, quien aseguró haber sufrido una ‘posesión demoniaca’ antes de cometer el terrible asesinato

Ed y Lorraine Warren fueron unos conocidos investigadores paranormales que iban estudiando casos alrededor del mundo, y muchos de ellos, fueron adaptados a la gran pantalla convirtiéndose en éxitos indiscutibles de taquilla.

Como el caso de Arne Cheyenne Johnson, un hombre que fue acusado en 1981 del asesinato de su casero Alan Bono, alegando una supuesta ‘posesión demoniaca’ en el momento de realizar el crimen y en el que se basó el director Michael Chaves para realizar la famosa película “El Conjuro 3”.

Lorraine Warren junto a su esposo Ed (Imagen: Warren Files)

La historia real cuenta, que Alan Bono (el casero) fue asesinado por Arne Cheyenne Johnson una noche tras salir a tomar unas copas junto a la pareja de Johnson quien observó horrorizada la terrible escena. En el momento de su detención, Johnson clamó que había sido poseído por un demonio en el momento de cometer el asesinato.

Rápidamente el caso se hizo muy famoso en los medios al tratarse de una supuesta ‘posesión demoniaca’ en Arne, teoría que fue apoyada por el matrimonio Ed y Lorraine Warren, quienes para ese tiempo ya gozaban de fama por el caso de Amityville, donde Ronald De Feo asesinó a su familia porque según alegó ‘unas voces se lo ordenaron’.

Según relataron, el hermano de 11 años de la novia de Johnson, Deavid Glatzel, había sido el primer huésped del ‘demonio’ y Johnson lo invitó a que se alojara en él haciéndole caso el supuesto demonio y controlando su cuerpo hasta el extremo de llegar a cometer el atroz asesinato. Tal y como comentó la pareja de Johnson en su declaración a la policía, ella intentó detenerlo, pero ‘no había manera de controlarlo y gruñía como un animal’

Pese a que la defensa intentó probar de varias maneras que todo había sido obra de un ‘demonio’, nunca se pudieron obtener pruebas que sustentaran esto y Johnson fue condenado el 24 de noviembre de 1981 a 20 años de prisión por homicidio en primer grado, aunque sólo cumplió cinco de estos. 

Arne Cheyenne Johnson durante su juicio (Foto: Warren Files)

Tú qué opinas… ¿fue Arne Cheyenne Johnson poseído por un demonio en el momento de cometer los crímenes, o simplemente, fue una argucia de su defensa para librarse de la cárcel?

¡Déjanos tus comentarios!

*Vídeo Recomendado:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
×Close search
Buscar