Saltear al contenido principal
Menú

El Monstruo de Alvignanello: Todas las pruebas y el estudio realizado sobre este increíble y hasta ahora desconocido hallazgo

El Monstruo De Alvignanello: Todas Las Pruebas Y El Estudio Realizado Sobre Este Increíble Y Hasta Ahora Desconocido Hallazgo

Profundos rugidos que traspasan la oscuridad de la noche, ojos rojos entre los árboles, huellas gigantes como las de un dinosaurio y animales destrozados por enormes mandíbulas…

Testimonios y avistamientos de un criptoanimal con rasgos prehistóricos. No es la trama de una película de ciencia ficción, pero es lo que sucedió en Alvignanello, un pequeño pueblo de la zona de Caserta, Italia. Una noticia que parece traer de vuelta antiguas historias medievales sobre monstruos, dragones y wyverns legendarios del pasado.

En febrero de 2019, una señora llamada Agata Cusano declaró haber vivido una experiencia aterradora: “Ya casi anochecía, caminaba de regreso a Amorosi cuando, al llegar a Alvignanello, a mi derecha, escucho un silbido acompañado de una fuerte respiración que provenía de un matorral de zarzas ubicado a unos 50 metros del río… ¡Tenía que ser algo grande lo que se escondía! entonces intento acercarme, pero el extraño ruido (si queremos llamarlo así) aumentó hasta convertirse en una especie de vórtice. Así que me escapé. No pude dormir aquella noche. Tenía que hablar con alguien al respecto. Entonces fui a ver a Vincenzo Tufano porque me enteré por un vecino del pueblo que estaba siguiendo un extraño caso relacionado con el descubrimiento de huellas gigantes»

Agata Cusano y Vincenzo Tufano en el sitio del avistamiento

  • EL INFORME DE LAS HUELLAS: Aproximadamente dos días después, tanto Agata Cusano como Vincenzo Tufano, experto y estudioso de Zoología y Criptoanimales que sigue el caso con criterio científico, se dirigieron al lugar donde la Sra.Cusano había declarado que había tenido el misterioso encuentro cercano. En el terreno batido encontraron la presencia de tres pisadas con tres garras no retráctiles, las habituales pisadas que también se encuentran en otras zonas del río Volturno. La sospecha de que pudieran remontarse a la presencia de algo exótico y no autóctono llevó a Vincenzo Tufano a realizar moldes de yeso y someterlos al juicio de veterinarios y zoólogos, quienes, sin embargo, no supieron clasificarlos como pertenecientes a animales conocidos.

A partir del estudio de las huellas en el suelo del llamado ”Monstruo de Alvignanello” se pudo resaltar una tendencia al bipedalismo y locomoción plantígrado. Aunque en algunos casos tendía a caminar a cuatro patas (por los yesos se aprecia que las patas delanteras son mucho más anchas y menos largas que las traseras). El tamaño y la presencia de tres garras con un orificio / espolón trasero, excluye que sea un animal conocido. Según se ha constatado, este ‘animal’ tiene una doble naturaleza anfibia y terrestre, habiendo sido avistado y fotografiado tanto en las aguas del río Volturno, como en el campo y los bosques de Alvignanello, lejos de los cursos de agua.

Las huellas de Alvignanello

  • EL ANÁLISIS DE LA PIEL: La sustancia biológica escamosa con características mutantes que se encuentra cerca del río Volturno, luego clasificada como la cubierta exterior de la criatura, podría sugerir un animal que ha sido alterado en su proceso evolutivo normal, posiblemente un reptil. O un experimento de ingeniería genética de alto nivel. Los análisis químicos / biológicos determinaron que los fragmentos de la piel del monstruo, cuando se sometieron a altas temperaturas, cambiaron su color básico, de verde oscuro a un “azul sucio” y se volvieron luminosos en la oscuridad.

Algunos pescadores de la zona, también afirmaron haber encontrado durante sus actividades de pesca, misteriosos jirones de piel gruesa y carnosa a lo largo de las orillas del río Volturno, y algunos residuos incluso en el agua, como si un animal de gran tamaño hubiera perdido su cubierta exterior.

En mayo de 2020, Vincenzo Tufano, fue consultado por varios periódicos tanto locales como nacionales y brindó su impresionante reportaje y testimonio sobre su encuentro con este extraño ser: ”Estaba anocheciendo y estaba recogiendo leña en la maleza de Alvignanello. Cuando escuché un ruido sordo desconocido, un rugido, proveniente de una arboleda a mi derecha, llevo conmigo una antorcha, muy poderosa, debido a la poca luz y apenas entro en el arbusto noto una masa enorme frente a mí. El deseo de entender de qué se trataba me empujó a acercarme y cuando llegué a los pocos metros me di cuenta de que eran unas piernas muy pesadas que se hundían en el suelo, ligeramente levantadas en la parte central pero aún planas y dos patas gigantes. Apunté la linterna hacia arriba pero lo que vi fueron sólo dos inmensos “troncos escamosos”, las extremidades de un bípedo que no pude identificar.

El grosor del mismo era de varios metros de diámetro, no había partes mecánicas visibles y era un tegumento de reptil, intercalado con grandes púas vibrantes. Su piel se parecía a la de una tortuga, con escamas multicolores que se asemejaban a rectángulos “irregulares”. Espinas de unos dos metros de largo que disminuyeron de tamaño a lo largo de la zona femoral. Estas púas vibraron simultáneamente como una cuerda de violín. Me alejé unos metros, pero tuve la sangre fría de agarrar mi teléfono, poner el zoom y tomar una serie de 4 fotos de la pared de piel de la extraña criatura. Logré inmortalizar la pared escamosa de las patas del misterioso animal a medio camino entre la de un cocodrilo, una tortuga y un lagarto prehistórico, es decir, tenía varias tonalidades y características de color.

Cuerpo del Monstruo – Imagen de Vincenzo Tufano

El miedo, sin embargo, me hizo desistir y fue cuando noté la formación de un inmenso cono de sombra en el suelo, y mirando de abajo hacia arriba, vislumbré su gigantesca cabeza balanceándose de izquierda a derecha junto con todo su cuerpo como hacen los dragones de Comodo cuando se arrastran por el suelo. En su cabeza, también tenía picos gigantes y membranas verdosas que vibraban a intervalos, y sus ojos, eran rojos con contornos amarillentos. La cara era una mezcla de cocodrilo, caballo y ternero. En el centro de su pecho tenía una especie de membrana roja que pulsaba pero no sé qué era. Me volví y corrí, pero en la frenética fuga tropecé y caí al suelo golpeándome con la palma de mi mano derecha. Recuperé la linterna que se había caído al suelo, recorrí el camino, volví al auto y me alejé mientras escuchaba ese rugido nuevamente…

En los días siguientes, junto con los Carabinieri del Comando local y los Carabinieri Forestales, exploramos la zona, encontrando decenas de huellas gigantes que, según ellos, pertenecen a algo de proporciones colosales. Para circunscribir la zona había restos de jabalíes por todas partes, entre ellos una pierna y un trozo de abdomen, desnudos y despedazados. Algunos de los troncos de los árboles estaban marcados con poderosas “patas” que, literalmente habían erradicado toda la corteza. Pasos que no pudieron clasificar tras un estudio en profundidad. Algunas eran tan grandes que podían contener a un hombre dentro”.

Vincenzo Tufano con una de las huellas encontradas

Además, un pescador local afirmó haber avistado un cocodrilo con púas puntiagudas en la cabeza en las aguas del Volturno, y haberlo fotografiado durante su observación. Lo extraño, sin embargo, fue que el supuesto cocodrilo salió del río en posición vertical como un hombre, dirigiéndose a un claro boscoso. Su altura se estimó en varios metros.

Las hipótesis sobre el misterioso origen de la bestia de Alvignanello siguen siendo teóricas: van desde un posible experimento fuera de control, hasta una especie terrestre que alternaría largas fases letárgicas con breves fases de despertar. De hecho, no es casualidad que en esta tierra se cuente la leyenda de un dragón centenario, pero por ahora, sigue siendo todo un misterio todo lo que envuelve esta historia, pero lo cierto es, que algo realmente desconcertante ha sucedido en este hermoso pueblo del interior de Caserta. ¿Será una criatura por descubrir a toda la comunidad científica? ¿O quizás se trate de algún especimen tipo de dino-drago? ¿Tú qué opinas?

¡Déjanos tus comentarios!

*Vídeo Recomendado:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
×Close search
Buscar