Saltear al contenido principal
La Maldición De La ‘Princesa Amon-Ra’ Tras El Hallazgo De Su Sarcófago

La maldición de la ‘Princesa Amon-Ra’ tras el hallazgo de su Sarcófago

SHEIN Many GEO's

La Historia de Egipto esconde leyendas y misterios que envuelven a su tierra de un misticismo casi sobrenatural.

En el año de 1.500 a.C., Amon-Ra, princesa de Egipto, tras morir, fue momificada y enterrada en un sarcófago acorde a su grado de realeza y a su tradición religiosa, en las orillas del río Nilo, en Luxor.

Así permaneció oculto durante años hasta que en el siglo XIX, alguien lograra encontrar su sepulcro. Un descubrimiento que, a pesar de ser considerado como un gran hallazgo, traería consigo una oscura leyenda y misteriosas muertes asociadas al mismo.

En 1890, aquel sarcófago, con su momia, se vendió al mejor postor, un grupo de cuatro amigos ingleses, ricos hombres de Inglaterra que se encontraban visitando las excavaciones que se estaban llevando a cabo por aquel entonces en Luxor. Allí pudieron descubrir asombrados la gran belleza de ese sarcófago, enigmático y delicado. Contando con tanto dinero como contaban, decidieron que esa belleza debía viajar hasta Inglaterra con ellos. Esa misma noche, el sarcófago fue trasladado a su Hotel.

El primero de ellos, nada más recibir su nuevo objeto de colección, se marchó, ante los ojos atónitos de todos, andando en dirección al desierto. Sin más palabras, con la mirada perdida, paso tras paso, se adentró en las arenas ardientes. De él jamás se volvió a saber más por lo que se supone acabó perdiéndose en el desierto. El segundo de los compradores sufrió un accidente y le amputaron un brazo, mientras que el tercero, perdió todo su dinero y acabó indigente, vagando por las calles de Londres.

SHEIN Many GEO's

El siguiente rastro que se conoce de aquella momia de Amon-Ra la sitúa en Inglaterra, donde una familia adinerada la añadió a su colección. La maldición, o el castigo de la princesa, no tardaría en llegar también a esta familia. Tres de sus miembros perdieron la vida en un trágico accidente, e incluso perdieron la casa en un incendio.

Los accidentes sucedieron uno tras otro, e incluso los transportistas que trasladaron el sarcófago al Museo Británico, murieron. Desde entonces, la leyenda sobre este misterioso sarcófago empezó a estar en boca de todos, más aún cuando el espíritu de Amon-Ra comenzó a expresarse en el museo.

En la sala egipcia, los vigilantes escuchaban todo tipo de sonidos que provenían del interior del sarcófago. Objetos que se movían cuando el museo se encontraba cerrado al público, luces que se encendían repentinamente, y lo más inquietante es que uno de los guardas del museo apareció muerto durante una de sus rondas. Todo esto no hizo más que incrementar el misterio y la leyenda oscura que rodeaba la tumba de la sacerdotisa. Finalmente, decidieron esconder el sarcófago en los sótanos, pero tras la muerte de uno de los conservadores y la enfermedad en la que cayó uno de sus ayudantes, el museo decidió desprenderse de la pieza y la subastó.

Un nuevo comprador y nuevas desgracias achacadas a la “Princesa” obligaron a este a deshacerse también de ella y nadie sabe dónde reposa Amon-Ra y si finalmente descansa ya… para siempre.

 

Artículo: J.V

SOLO PARANORMAL ©

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba