Saltear al contenido principal
Menú

LA MALDICIÓN DE LINDA BLAIR, LA NIÑA DE ‘EL EXORCISTA’ | Dicen que su “pacto con el diablo” y el estigma de estar poseída arruinaron su vida

LA MALDICIÓN DE LINDA BLAIR, LA NIÑA DE ‘EL EXORCISTA’ | Dicen Que Su “pacto Con El Diablo” Y El Estigma De Estar Poseída Arruinaron Su Vida

Se convirtió en estrella con tan solo 14 años. Pero tras el rodaje de la película “El Exorcista” nunca volvió a ser la misma, sufrió depresión, adicciones, y todavía carga con las secuelas traumáticas de su actuación.

Aunque muchos la conocerán como “la niña de El Exorcista” su nombre real es Linda Blair y nació en el año 1959 en Misuri (EE.UU.) Tenía solo nueve años cuando apareció en la telenovela Hidden faces (1968) y debutó en el cine con el drama The way we live now (1970).

Con catorce años, en agosto de 1972, fue seleccionada entre 600 aspirantes para encarnar a Regan McNeil en El exorcista (1973), en uno de los papeles más fuertes y controversiales de la historia del cine: una niña de 12 años poseída por el demonio.

Imagen de Linda Blair en la década de los 70

Su director William Friedkin, se inspiró en un exorcismo real ocurrido en Washington en 1949 para trasladar con gran éxito de crítica y taquilla a la gran pantalla la pelíclula de “El Exorcista”. El rodaje duró siete meses y fue especialmente duro para la adolescente, que se pasaba varias horas al día en la sala de maquillaje para otorgar el aspecto satánico que requería su personaje.

Cuando el filme se estrenó, muchos espectadores sufrieron desmayos durante la proyección y todo el mundo se rindió ante la increíble actuación de Linda, que fue recompensada con un Globo de Oro a la mejor actriz de reparto y recibió una nominación al Oscar en la misma categoría. Su carrera prometía y la joven no tardaría mucho en recibir otras ofertas cinematográficas, aunque jamás logró regresar a la gloria. La fama hizo su vida imposible, según aseguró en más de una entrevista. 

Cartel original de “El Exorcista” de William Friedkin

El año 1977 fue el peor en la vida de Linda: volvió a recuperar su papel de Regan en la secuela de El Exorcista, titulada El hereje, que fue vapuleada por público y crítica. Además, comenzó a aumentar de peso y a ser rechazada por productores de Hollywood. En diciembre, con 18 años, fue arrestada por posesión y distribución de cocaína y anfetamina.

Tras celebrarse el juicio, la pusieron en libertad condicional durante un periodo de tres años con la obligación de aparecer en anuncios de servicio público contra las drogas y seguir un programa de rehabilitación durante nueve meses. Tras este penoso episodio, Blair mantuvo a raya sus problemas de adicción, pero su presencia ya no era grata en la meca del cine. Sufrió depresión y tuvo que ser internada en un hospital psiquiátrico por problemas de salud mental.

Hospital Psiquiátrico – Imagen: Arturo Pérez Alfonso /cuartoscuro.com

Intentó recuperar su estrella haciendo de patinadora rica en el musical Roller Boogie (1979), de Mark L. Lester. A principios de los ochenta quiso demostrar que estaba totalmente recuperada físicamente y no encontró mejor manera que mostrar su cuerpo desnudo en revistas para adultos como Playboy . Regresó al género de terror en cintas de serie B como Noche infernal (1981) o Grotesque (1988).

Participó como estrella invitada en algunos episodios de Perry Mason y Vacaciones en el mar. En 1990 intervino en la comedia Repossessed (Reposeída en España) junto con Leslie Nielsen, parodia de la célebre película que la llevó a la fama. En 1996 tuvo una escena fugaz como reportera en la primera película de la saga Scream y desde entonces ha ido limitando sus apariciones en cine y TV para volcarse en otros ámbitos que le satisfacen más.

Cameo de Linda Blair en la película Scream

Con la entrada del nuevo siglo volvió al mundo de la equitación, ganando varios trofeos. Escribió un libro de recetas para veganos titulado Going Vegan; creó su propia línea de ropa llamada Linda Blair’s Wild West Collection y fundó la institución Linda Blair WorldHeart Foundation, orientada a la protección de animales abandonados.

En una de sus últimas entrevistas un reportero le preguntó si creía en la existencia del diablo, para lo que Linda le respondió: “Para mí, el diablo no es cosa de broma, pero es la gente la que más daño me hizo y la que no me deja olvidar a El exorcista. La fama hizo que mi vida fuera imposible”.

*Vídeo Recomendado:

Fuente: Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
×Close search
Buscar