Saltear al contenido principal

LA CAJA “DYBBUK” | La leyenda Judía del Demonio que descansa en una Caja Maldita

LA CAJA “DYBBUK” | La Leyenda Judía Del Demonio Que Descansa En Una Caja Maldita

La “Caja Maldita” de la que dicen que quien la posee, experimenta trágicos sucesos a su alrededor…

Imagen de la caja Dybbuk

El Dybbuk es un demonio de origen judío que sería capaz de poseer al ser humano o cualquier otra criatura que tenga vida. Según las creencias judías, este demonio sería el espíritu de un difunto que no ha encontrado paz y sigue buscando cumplir el objetivo que tuvo una vez en vida…

La palabra Dybbuk se deriva del hebreo que significa “adhesión”. Haciéndole honor a su nombre, este ser maligno se adhiere a las personas, para cumplir su objetivo. Esta alma al convertirse en un demonio, su objetivo deja de ser algo común, buscando siempre la oportunidad de adherirse a alguien para seguir llevando a cabo actos diabólicos y funestos. De los cuales toma fuerza su posesión. Y una vez cumplido su objetivo, se dice que abandona el cuerpo al que ha poseído.

Imagen del interior de la caja Dybbuk

Después de haber exorcizado al Dibbuk y expulsado del cuerpo del poseído, se encierra en una caja de madera especial con escritos judíos utilizados para sellar al demonio y mantenerlo en un lugar que podría ser incluso más terrorífico que el mismo infierno.

La leyenda de la caja Dybbuk se remonta a la segunda guerra mundial cuando el propietario original de la caja, un superviviente del holocausto, escapó y llegó a España, tiempo después a Estados Unidos. Así es como llego al continente americano la caja Dybbuk.

Lámina con la imagen de un Dybbuk

En el 2001, de alguna manera La Caja Dybbuk llegó a manos de una mujer, la cual fue poseída y que lamentablemente no logró sobrevivir al ataque demoniaco. Su nieta puso a la venta la caja Dybbuk, y un empresario de nombre Kevin Mannis en Oregón la compró, sin saber la maldición que contenía.

La maldición era, que al ser la caja maldita abierta, liberaría una serie de acontecimientos trágicos para la persona que liberara al demonio encerrado, y como era de esperarse, casos paranormales empezaron a ocurrir en la tienda de antigüedad donde se encontraba guardada la caja Dybbuk. Sonidos provenientes del sótano y extraños olores, así como presencias malévolas rondando y buscando su próxima posesión de cuerpo.

No pasó mucho tiempo la caja en posesión de Mannis, pues unos meses después de comprarla,  el demonio de la caja se llevó a su madre. Consciente de esto Mannis intentó deshacerse de la caja del demonio y en el 2003 la vendió por 202 dolares a Losif Nietzke por medio de Ebay.

Las actividades paranormales continuaron con la caja en posesión de Losif Nietzke, e incluso llegó a tomar más fuerza, experimentando infestaciones de insectos y mal funcionamiento de aparatos electrónicos, hasta un olor a amoniaco proveniente de la caja Dybbuk.

El último dueño fue Jason Haxton, quien escéptico de la situación, tomó posesión de la caja Dybbuk. Ha detallado en un libro escrito por él, los acontecimientos detallados de sus vivencias tras obtener su propio infierno personal de nombre Dybbuk.

La leyenda de la caja Dybbuk se volvió tan popular que fue utilizada su historia como base para la película “The possession” (El Origen del Mal) producida por Sam Raimi.

Vídeo recomentado:

¿Y tú tendrías la caja Dybbuk en tu posesión?

¡Déjanos tus comentarios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
×Close search
Buscar