Un Policía denuncia ser ‘atacado por un espectro maligno’ en la zona de Gualeguaychú, Argentina

Un Policía denuncia ser ‘atacado por un espectro maligno’ en la zona de Gualeguaychú, Argentina

El efectivo de la Policía aseguró: “Así como existe Dios, existe el diablo”

El aterrador suceso ocurrió en la zona de calabozos de la Jefatura Departamental Gualeguaychú, en Argentina. Según informan diarios de la zona, un efectivo de la Policía de Entre Ríos denunció ser atacado por un espíritu maligno en los calabozos de la Jefatura Departamental de Gualeguaychú, donde en ese momento había 13 reclusos, por lo que fue internado en el Hospital de Salud Mental local.

Jefatura Departamental / Imagen: El Día de Gualeguaychú

El uniformado de 30 años, Mauro “Ruso” Reinaldi, reveló que un ente maligno lo atacó y se quebró al recordar ese momento. El efectivo aseguró que no volvería bajo ninguna circunstancia a trabajar en ese lugar, y agregó que tras lo ocurrido sufre pesadillas aterradoras.

El joven efectivo trabaja desde diciembre del año pasado como celador en los calabozos de los detenidos transitorios en la Jefatura Departamental de Policía de Gualeguaychú, en un momento dado, reveló que “desde hace un tiempo que se escuchaban ruidos extraños, golpes y gritos de arriba de las celdas”.

Reinaldi, contó que subió la escalera hacia la parte superior (donde están los calabozos vacíos) y en ese momento según su relato: “Siento como que me agarran desde adentro de una celda y empiezo a forcejear como con una persona toda de negro, encapuchada… Quedé todo rasguñado. Entré en nerviosismo pedí auxilio y socorro, me oriné, esta persona me quería matar, no tenía otra intención, era un ente, no sé cómo llamarlo. La fuerza es impresionante, no me lo podía sacar de encima”, indicó la víctima.

Daños sufridos por Mauro “Ruso” Reinaldi tras el presunto ataque del espectro / Imagen: Diario Uno Entre Ríos

Asimismo, añadió: “Me caigo al suelo, me engancha de las piernas y me vuelve a meter adentro… queriéndome agarrar”. Según el guardia, varios detenidos que estaban en la planta baja, vieron con sus propios ojos el forcejeo y una sombra negra que estaba encima de mí“.

En un estado de ansiedad incontrolable, el efectivo indicó: No alcancé a ver su rostro, pero decía te voy a matar, te voy a matar, tenía la voz gruesa y ronca.

Según informan varios medios, el uniformado fue internado en la sala de salud mental del hospital local, donde fue estabilizado, y a los días dieron de alta. Él afirma que lo sucedido aquel día supera a cualquier cosa que podamos imaginar, y asegura que lo vivido fue totalmente real, actualmente, se encuentra con su familia recuperándose y desde el departamento de policía, se dispusieron a realizar un oficio religioso en el sector de celdas (por si acaso…)

*Vídeo Recomendado:

Fuente: ED – www.perfil.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*