Saltear al contenido principal
TRAVIS WALTON | El Hombre Que Declaró Haber Sido Abducido Por Un Ovni.

TRAVIS WALTON | El Hombre que declaró haber sido Abducido por un Ovni.

SHEIN Many GEO's

Travis Walton (23 de abril de 1957) es un empleado forestal que trabajaba en el Parque nacional de Sitgreaves, cerca de Snowflake (Arizona). Es reconocido por haber declarado que había sido abducido por un ovni (objeto volador no identificado) desde la noche del 5 de noviembre de 1975 durante cinco días.

El ‘Caso Walton‘ provocó un gran auge en los entusiastas del fenómeno ovni, y es uno de los casos más famosos en el tema de las abducciones extraterrestres. Se trata, además, de uno de los pocos casos de abducción extraterrestre con testigos oculares que no ha podido ser desmentido.

Este incidente ocurrió el 5 de noviembre de 1975 cerca de Snowflake, Arizona. Walton, era un empleado forestal de 18 años. Trabajaba con un equipo de madereros en el Parque nacional de Sitgreaves. Según la historia, esa noche Walton y seis miembros del equipo (Mike Rogers, Ken Peterson, John Goulette, Steve Pierce, Allen Dallis y Dwayne Smith) se trasladaban en camioneta de regreso a sus casas luego de un arduo día de labor. Cuando se encontraron con una intensa luminosidad que ellos creyeron se trataba de un incendio, pero al acercarse el objeto se veía algo parecido a un platillo flotando sobre la tierra a unos 30 metros de altura.

El extraño objeto estaba emitiendo un agudo sonido. Travis Walton salió de la camioneta y se acercó a él con curiosidad, esperando que al acercarse el objeto se alejara. Pero el objeto comenzó a moverse y a emitir muchos sonidos, lo cual lo aterrorizó. Cuando estuvo bajo él, un rayo de luz apareció de pronto en la parte inferior de la nave y lo golpeó contra la tierra, dejándolo aparentemente inconsciente, luego afirmó haber experimentado una clase de choque eléctrico, que lo paralizó. Los otros seis hombres se espantaron y se alejaron a toda prisa en su camioneta. Poco después sus compañeros de trabajo volvieron al lugar sólo para darse cuenta de que Travis había desaparecido.

Aunque los leñadores informaron del incidente a la policía en el pueblo SnowflakeArizona y relataron el hecho tal como había sucedido, la versión no logró ser lo suficientemente veraz por lo que la desaparición de Travis fue considerada como un hecho policial más que un fenómeno de naturaleza inexplicable. Las principales hipótesis apuntaban a homicidio por parte de uno de los leñadores, el cual presentaba antecedentes penales anteriores. La policía buscó a Travis intensamente durante 3 días usando una gran partida de perros y helicópteros, pero todo fue en vano porque fueron incapaces de encontrarlo o encontrar alguna pista, incluso llegaron a pensar que podía haber sufrido una hipotermia, lo cual era lo más probable. Aunque nada se pudo comprobar con certeza, los cinco días posteriores a la desaparición de Travis Walton, fueron un verdadero infierno para el grupo. Acusados de homicidio, juzgados legal y socialmente por toda la nación y con la firme certeza de que la abducción era un fraude para ocultar un crimen, fueron sometidos al detector de mentiras en la oficina de seguridad pública del estado de Arizona, con el más alto cuidado de administrarlo para tomar la prueba porque los hombres habían sido acusados de asesinato. El examinador de polígrafo altamente cualificado, miembro de la Asociación de Polígrafos del Estado de Arizona, Cy Gilson, escribió en su informe que habían dicho la verdad y comentó: «Lo único que les puedo decir es que pasaron la prueba». El compañero de Travis Walton, Mike Rogers, dijo que mientras les aplicaba el polígrafo Cy Gilson parecía ser un creyente, después de que ya 3 de éstos hubiesen pasado la prueba. Luego, Mike Rogers afirmó que, en una conversación con éste, le dijo de manera no oficial que él creía que habían dicho la verdad. El sheriff Marlin Gillespie, el cual no les creía al principio, los interrogó por separado en habitaciones aisladas y no encontró contradicciones y en virtud de la solidez de los testimonios cambió de opinión; En un periódico estadounidense dijo: «I’m sure they saw UFO», es decir, «Estoy seguro de que vieron un OVNI».

SHEIN Many GEO's

Al quinto día de la desaparición, la familia de Travis, recibió una llamada telefónica, desde un teléfono público. El interlocutor decía ser Travis Walton; Mike Rogers, el mejor amigo de Travis, no se lo podía creer y partió en su búsqueda junto con la familia de éste. Travis recuperó la consciencia y se encontraba en un pavimento frío al oeste de Heber, Arizona; Cuando llegaron al lugar que se mencionaba en la llamada, un teléfono público ubicado en una gasolinera, encontraron a Travis al lado del teléfono público. Apenas hablaba y se encontraba en un estado físico y psicológico muy deteriorado. Al día siguiente la policía y toda la opinión pública tuvieron que retractarse sobre lo ocurrido y el caso fue cerrado.

LA EXPERIENCIA:

Según el relato de Walton de lo que sucedió, después de haber sido golpeado contra la tierra, despertó en un cuarto parecido a un hospital, todo de metal. Estaba tendido de espaldas y fue recuperando la consciencia lentamente sintiendo mucho dolor en la cabeza y en la zona del pecho. Era observado por extrañas criaturas con cabezas calvas de no más de un metro y medio. Travis describe a estas criaturas de apariencia muy blanca, sin cabello, sin pestañas ni cejas y con cabezas y ojos muy grandes, con narices, bocas y orejas pequeñas. Se puso histérico, los golpeó, alejándolos de él, y saltó de la mesa, pero empezaron a ir hacia él por lo que agarró un objeto de los que había allí y los amenazó. Los seres, se dieron la vuelta y dejaron la sala. Como Travis tenía miedo de que los seres volvieran, salió de allí y entró a otra sala donde había una especie de proyección como de un mapa de estrellas y enfrente una silla. Mientras intentaba encontrar una salida, un hombre de apariencia humana más alto que él, más grande, más musculoso, con pelo castaño rubio y ojos color avellana y con un casco entró en la sala. Travis intentó hablar a este hombre pero él no lo aceptó y lo dejó a las afueras de la nave en la que se encontraba, la cual estaba aparentemente dentro de una gran sala o construcción, o probablemente una nave más grande. Éste lo dejó entrar en otra sala donde otros humanos como el anterior mencionado, le pusieron una máscara de plástico sobre la cara y lo dejaron inconsciente. La siguiente cosa que recuerda es que estaba tendido en la autopista viendo al platillo volador despegando hacia arriba rápidamente. Sólo era capaz de recordar unas pocas horas del tiempo que desapareció y se sorprendió mucho cuando le dijeron que habían transcurrido 5 días. Walton dice que lo que más le impactó fueron “esos ojos” que, al mirarlos, parecían mirar a través de él. Travis también fue sometido al polígrafo, pasando la prueba, lo que confirmó su historia.

 

Fuente: Wikipedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba