Saltear al contenido principal

LA MANSIÓN SUMMERWIND | Uno de los lugares más embrujados de Wisconsin

LA MANSIÓN SUMMERWIND | Uno De Los Lugares Más Embrujados De Wisconsin

“La Mansión Summerwind” antes conocida como Mansión Lamont es un lugar abandonado, y según cuentan, también de los más embrujados de Wisconsin.

Summerwind fue construido a principios del siglo XX como alojamiento temporal para los apasionados de la pesca de las costas de West Bay Lake, al noreste Wisconsin.

En 1916, fue comprado por Robert P. Lamont, quien empleó a varios arquitectos para que remodelaran la propiedad y convertirla en una majestuosa mansión. Lamont, se mantuvo en Summerwind durante aproximadamente 15 años, tiempo durante el cual las sirvientas de Lamont dijeron que la mansión estaba embrujada, pero él nunca las creyó.

Hasta que a mediados de 1930, cuando una nueva sirvienta informó a Lamont sobre la extraña aparición de una mujer en la cocina de la mansión, cuando entonces Lamont cogió todas sus pertenencias y decidió abandonar de manera definitiva ese lugar. Después de permanecer en venta durante algún tiempo, la casa finalmente se convirtió en la residencia de Arnold y Ginger Hinshaw, y sus cuatro hijos, quienes se trasladaron durante la década de 1970 a este lugar. Es entonces cuando los informes sobre “inquietantes fenómenos” empiezan a surgir.

La familia Hinshaws, informó en varias ocasiones sobre una serie de sucesos extraños ocurridos durante su estancia; desde la aparición de sombras que parecían moverse por los pasillos, voces suaves que se escuchaban en las habitaciones y que se detenían cuando entraban en las habitaciones, inexplicables problemas eléctricos y mecánicos, ventanas de guillotina que se levantaban solas, y ellos también dijeron haber visto el fantasma de una mujer no identificada que aparecía varias veces en las inmediaciones del comedor de la casa.

La familia finalmente sólo permaneció seis meses en este escalofriante lugar de Summerwind, Arnold, sufrió una crisis repentina junto con su esposa Ginger y ambos intentaron suicidarse. Arnold fue enviado a un hospital psiquiátrico para su tratamiento y Ginger se mudó con sus padres en Granton, Wisconsin. La mansión permaneció cerrada durante décadas y con el paso del tiempo varios incendios terminaron con los pocos recuerdos que quedaron del lugar. Desde entonces, varios grupos de investigadores paranormales visitan con frecuencia lo poco que queda en pie de lo que fue una de las mansiones más espectaculares de la zona y quien sabe si la mujer de la que todos hablan, seguirá custodiando este escalofriante lugar…

Te atreverías a comprobarlo?

¡Déjanos tus comentarios!

Esta entrada tiene 3 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
×Close search
Buscar